EL MÉTODO MONTESSORI

¿Qué es el método Montessori?

El método Montessori es la propuesta pedagógica de María Montessori, basada en la observación científica de niños y niñas: sus diversas fases de desarrollo a lo largo de la vida, sus potencialidades, sus intereses y sus capacidades.

Las principales características del Método Montessori son:

  • Los niños deben tener libertad para desarrollarse y aprender a su ritmo, en un entorno estimulante, de comprensión y de observación por parte del adulto.
  • El ambiente preparado que se le aporta a los niños: con orden, belleza, de tamaño adecuado, real, etc. donde cada elemento ha sido seleccionado por un motivo específico para su desarrollo.

 

El método Montessori puede implementarse en su conjunto y por completo o introducirse poco a poco en entornos de educación tradicional, enriqueciendo de este modo la práctica educativa diaria.

Cualquier entorno en el que haya presencia de niños y niñas es susceptible de ser mejorado con esta visión y práctica de la educación.

niña usando materiales del metodo montessori

 

El niño es el centro

María Montessori aseguraba que todo educador debe «seguir al niño», reconociendo las características de cada etapa de edad así como sus necesidades educativas específicas.

Los niños y niñas necesitan adaptarse a su entorno, por lo que la Dra. Montessori veía como fundamental el construir un ambiente favorable, tanto físico como espiritual. Para que los niños sean capaces de darle sentido al mundo que les rodea.

Montessori en el siglo XXI

Aunque se trata de una observación llevada a cabo a principios del siglo XX, es una pedagogía con amplio reconocimiento internacional aún 100 años más tarde.

Investigaciones científicas actuales siguen validando día a día este método educativo como un conjunto de elementos que ayudan a los niños y niñas en su desarrollo holístico de mente, cuerpo y emociones.

 

Principios básicos del Método Montessori

1. Mente absorbente de los niños: estos tienen la capacidad innata de recibir, procesar y almacenar en las células cerebrales, y sin ningún esfuerzo, todo lo que proviene del ambiente que lo rodea.

2. Área de aprendizaje: en un aula Montessori los espacios están divididos en diferentes áreas, que se corresponden con las cinco áreas clave en el aprendizaje:

  • Vida práctica
  • Sensorial
  • Lenguaje
  • Matemáticas
  • Cultura

3. Periodos sensitivos: son aquellos periodos en los que el niño demuestra un interés especial o se muestra entusiasmado por aprender una determinada área. A estos periodos sensitivos se les denomina también «ventanas de aprendizaje».

4. Normalización: se trata del proceso en el que el niño va alcanzando, gradualmente, el orden, la auto disciplina y la socialización, es decir, la capacidad de apreciar, respetar y colaborar con los demás.

5. Ambiente preparado: es el entorno en el que el niño se desarrolla, tanto el espacio físico como las personas con las que el niño se relaciona, las actividades y directrices que se plantean en ese espacio.

6. Respeto del ritmo de aprendizaje del niño: cada niño tiene un ritmo diferente y el adulto debe respetarlo, evitando intervenir o hacer las cosas en lugar del niño, pues esto obstaculiza el aprendizaje y provoca en él un sentimiento de inferioridad y frustración.

7. El rol del adulto: su función es la de guiar al niño, dejando que este marque el rimo dirigido por sus intereses y favoreciendo así, tanto la autonomía física como de pensamiento del niño.

8. Materiales Montessori: son herramientas para la manipulación y experimentación sensorial por parte del niño, con el fin de desarrollar el conocimiento y el pensamiento abstracto.

 

 

¿Cómo implementar el Método Montessori?

Desde nuestro centro de formación ofrecemos todas las herramientas para que tanto maestros como familias puedan implementar con éxito la Educación Montessori en el aula, en casa o cualquier otro espacio educativo, teniendo en cuenta lo siguiente:

1. El impacto del movimiento en el aprendizaje. El movimiento significativo es una ayuda al aprendizaje y mejora la capacidad de retención de conceptos; el uso de las manos es un magnífico canal de entrada de información al cerebro.

2. La elección y el control percibido. Cualquier aprendizaje es más profundo y fácil cuando las personas escogemos lo que queremos aprender y podemos monitorizar dicho aprendizaje.

3. Los premios y la motivación extrínseca interfieren en el aprendizaje. Es la motivación intrínseca de la persona la que es positiva y debemos fomentar.

4. Aprender de los compañeros facilita la comprensión. El diálogo entre compañeros es una clave muy poderosa para ambas partes, tanto para el que aprende como para el que enseña.

5. Contextos significativos de aprendizaje: Cualquier tema académico es susceptible de ser tratado de forma significativa y ello mejora la intensidad de lo aprendido.

6. La educación debe fomentar sobretodo el desarrollo de nuestras funciones ejecutivas: Planificar, decidir, imaginar, autocorregirnos, tener autoconciencia o escoger estrategias, entre otras; sólo es posible con la práctica real de estas habilidades.

7. El orden en el entorno (físico, temporal, etc.) ayuda a construir un cerebro ordenado.

implementar el metodo montessori en el aula o en casa

Otros muchos elementos que componen la educación Montessori, como la importancia del orden físico para construir un orden mental, o la importancia de la eliminación del estrés, entre otros, han sido validados como esenciales para un desarrollo sano y equilibrado.

Desde International Montessori Institute (IMI) impartimos los principios y la práctica pedagógica de la educación Montessori y de las evidencias científicas actuales, para contribuir con propuestas concretas de formación profesional a mejorar la calidad de la educación.

 

Departamento Pedagógico de International Montessori Institute

 

 

Volver arriba