Single Blog Title

This is a single blog caption
Andrew Mcafee
18 Sep 2015

Montessori construye Innovadores

//
Comments0

Montessori Construye Innovadores
Andrew McAfee

Actualmente, hay desacuerdos estridentes sobre todos los aspectos referentes a las políticas educativas en Estados Unidos, a excepción de una. Todo el mundo piensa que sería genial si pudiéramos enseñar mejor a los estudiantes cómo innovar.

Así que ¿no deberíamos estar prestando más atención al método educativo que ha producido a personas como -entre otras – Larry Page, Sergei Brin, Jeff Bezos, Jimmy Wales, Peter Drucker, Julia Child, David Blaine, y Sean “P. Diddy “Combs?
Resulta que todos eran estudiantes de escuelas Montessori. Según un artículo del Wall Street Journal escrito por Peter Sims, hay una “Mafia Montessori” entre la élite creativa. Así que tal vez tenga que ver algo con lo que se le ocurrió a la doctora italiana María Montessori a principios del siglo 20.

Las piedras angulares de este método, de acuerdo con la idea original de Wales’s brainchild Wikipedia, son:
• aulas de diferentes edades, con aulas para niños de 2 ½-o-3 a 6 años, es lo más común,
• elección del estudiante de la actividad dentro de un rango preestablecido de opciones,
• bloques ininterrumpidos de tiempo de trabajo,
• un modelo constructivista o de “descubrimiento”, en el que los estudiantes aprenden conceptos trabajando con materiales, más que por instrucción directa, y
• materiales educativos especializados desarrollados por Montessori y sus colaboradores.

Esta lista me suena verdadera. Yo era un estudiante de Montessori, en el noroeste de Indiana desde una edad muy temprana hasta el tercer grado, que era hasta el nivel que enseñaban en ese momento. Los profesores eran un grupo de lo más hippie que se podía encontrar en el pequeño pueblo de Hoosierland en la década de 1970, y nos dieron un montón de espacio para poder explorar las cosas que encontrábamos interesantes.

Para mí esto incluía las cuentas que a María y a sus colegas se les ocurrió para enseñarnos acerca de números. No importa lo joven que eres, después de ver cinco cuentas en un alambre, junto a 25 dispuestos en un cuadrado y 125 en un cubo, tienes una comprensión de 5 ^ 2 y 5 ^ 3 que no olvidas. Y después de mantener el cubo de cinco en una mano y el cubo de diez en la otra, el poder de transformar algo a la tercera potencia se vuelve muy real. Uno es ocho veces más pesado que el otro!

Los padres de Larry, Sergei, Jimmy, Jeff, y todos los demás dieron a sus hijos buenos genes y les nutrieron de muchas otras maneras, además de enviarlos a una escuela Montessori (eso es cierto en mi caso). Pero la investigación indica que los métodos Montessori funcionan incluso para niños desfavorecidos que son seleccionados al azar para asistir (aunque esto podría no ser la mejor idea para una escuela de odontología !). Y por lo que yo puedo decir de mi rápida mirada a las investigaciones, los niños Montessori no lo hacen peor que sus colegas más clásicamente educados en los exámenes estándares. Entonces, ¿por qué gastamos tanto tiempo en el aprendizaje memorizado y enseñando para pasar exámenes ?

Cuando fui demasiado mayor para mi escuela Montessori y me fui a la escuela pública en el cuarto grado, me sentí como si me hubieran enviado al Gulag. ¿Tengo que sentarme en este pupitre? ¿Todo el día? ¿Vamos a dividir el día en trozos de una hora y hacer sólo una cosa en cada trozo? ¿Estoy en una cámara indiscreta? ¿Soy trabajo?

Estoy muy contento de saber que los métodos de Montessori están entrando en las escuelas públicas. Y tengo ganas de conocer más investigaciones sobre las ventajas e inconvenientes de este enfoque educativo. Pero hasta que me convenzan de lo contrario, voy a seguir creyendo en Montessori y se lo recomiendo a los padres.

Lo más importante que aprendí allí es que el mundo es un lugar muy interesante que debe ser explorado. ¿Puede haber alguna base mejor para un innovador en formación?

(Publicado en la Harvard Business Review 25/7/211)
https://hbr.org/2011/07/montessori-builds-innovators/

Andrew McAfee es el co-director de Iniciativa para la Economía Digital en la Sloan School of Management del MIT. Es autor de “la Empresa 2.0” y co-autor, junto con Erik Brynjolfsson, de “la Segunda Edad de la máquina”.

Añadir comentario